Blogia
kwa

Inesperado

Inesperado Ayer aproveché uno de mis viajes de trabajo para hacer un poco de turismo cercano. La extensa y cuidada zona vieja, llena de bares con apetecibles tapas, tiendas de ropa y cuidados cafés de piedra hizo que la ciudad, que no recorría desde hacía tiempo, me volviese a sorprender. Me dio algo de pena estar solo, porque el bullicio de gente de pie con un codo encima de las largas barras, con animados temas de conversación de viernes noche, no era apropiado para una persona sola. Así que me decidí por una clásica mesa en un clásico restaurante, donde cené mientras leía el programa del festival de cine que se está celebrando.

La mayoría de las películas que se exhibían o bien ya las había visto o no me apetecían demasiado así que al final me decidí por una película fuera del festival, "Los visitantes". No merece la pena ni comentarla. La película hizo que el viaje de regreso a casa se retrasase hasta la una de la madrugada, y la carretera se presentaba bastante solitaria. Sólo un par de coches se cruzaron en mi camino y entre ellos uno que, por culpa de los semáforos y de la casualidad, se cruzó conmigo varias veces. El simpático "ahora te adelanto yo ahora me adelantas tú" terminó en unas cuantas copas en un bar, en una charla animada de cine y política y en un dolor de cabeza que me ha costado superar.

Inesperado encuentro como inesperada puede ser tu visita.
Besos de larga duración.
Kwa.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres